El determinismo de Bitcoin: por qué tiene sentido en el envío de remesas

Foto: Ken Teegardin, cc
Foto: Ken Teegardin, CCBY-SA2.0 (Not changes made)

Bitcoin es un bien digital que fue diseñado como una forma de dinero que tiene sentido en Internet. Es posible transferirlo de persona a persona de una forma fácil, con menos comisiones y sin intermediarios y es por esto que se está utilizando como medio de pago en Internet con una popularidad que va en aumento. Pero existen otros muchos mercados donde las propiedades de Bitcoin pueden ser la clave para una revolución en los servicios que conocemos. El envío de dinero de forma internacional y que comúnmente conocemos como remesas podría ser uno de estos mercados.

Uno de los principales problemas cuando se envía dinero de forma internacional en un proceso en el que existe cambio de divisa es conocer la cantidad de dinero efectiva que llegará al destino. Existen muy pocos servicios que ofrezcan un precio cerrado y esto se debe a que cuando se envía una cantidad de dinero en una divisa de origen, no se convierte a la divisa de destino al instante sino que esta operación se produce pasadas horas o en algunos casos días. Debido a este lapso de tiempo, la cotización entre las divisas de origen y destino cambia y es muy complicado ofrecer un precio cerrado.

En muchas ocasiones, los procesos de envío de dinero requieren que el destinatario se identifique antes de recibir el pago, y es en este momento cuando se realiza el cambio de divisa.

La incertidumbre ante un sistema no determinista de precio puede no ser muy grave si se trata de un particular, pero en el caso de las empresas estos desajustes son inaceptables. Las empresas prefieren reducir sus ingresos pagando por servicios que permitan añadir certidumbre a sus beneficios, y en gran parte este es el sentido de muchos productos financieros.

Coinffeine y su sistema de emparejamiento determinista

Con frecuencia los bienes digitales como el Bitcoin son elogiados como ejemplo de solución de envío internacional de dinero por razones que parecen obvias, pero que no son ciertas, como abaratamiento de costes o reducción de fricción al evitar identificar a las partes. Tras diseñar el sistema de emparejamiento de Coinffeine hemos desarrollado una visión distinta: lo verdaderamente interesante del envío de remesas con Bitcoin podría ser el determinismo, la posibilidad de conocer con exactitud el dinero que se envía y se recibe, a pesar de que el sistema pueda resultar más caro. Hace unos meses Coinffeine exploró este problema común de los mercados diseñando el sistema de descubrimiento de precios de la plataforma.

Imagina un mercado de bienes digitales como el de Bitcoin o de productos financieros, con la misma experiencia de uso que un mercado tradicional, pero en el que los usuarios compran y venden estos bienes digitales entre sí, sin intermediarios, utilizando una aplicación similar a BitTorrent que les permite intercambiar los bienes digitales automáticamente y realizar los pagos utilizando payment processors -empresas como PayPal-. Bienvenido a Coinffeine.

Si un usuario abre una orden de compra para 1 Bitcoin en un mercado así es posible que, a pesar de que exista liquidez suficiente, no exista ningún otro usuario posicionado para vender exactamente esa cantidad. Inmediatamente podemos pensar en una solución en la que el usuario se empareja con tantas contrapartes como sean necesarias para satisfacer la cantidad de bitcoins que quiere comprar o vender, pero la operación no es tan simple. En cada operación se pagan pequeñas comisiones en bitcoins por la emisión de transacciones a la red Bitcoin y en euros al payment processor por el pago realizado. Aunque en la mayoría de ocasiones se trata de cantidades inferiores al céntimo de euro, ambas dependen del número de contrapartes necesarias para satisfacer la orden.

Podemos darnos por satisfechos con esta solución, pero lo cierto es que este modelo tiene una propiedad inaceptable en un mercado, que también se da en el mercado de remesas: no es determinista.

Dado que es imposible conocer de antemano el número de contrapartes necesarias para satisfacer una orden y que cada emparejamiento lleva asociados unos pequeños costes, es imposible conocer de antemano cual será la cantidad exacta de euros o de bitcoins que se recibirán al ejecutar la operación sin conocer el número de contrapartes.

Al igual que en el mercado de remesas, nos encontramos en una situación en la que el cliente necesita obtener un presupuesto, pero no es posible ofrecer determinismo debido a que las condiciones dependen del estado del mercado.

Un algoritmo en Coinffeine garantiza un presupuesto cerrado

Coinffeine ha resuelto este problema mediante el diseño de un algoritmo que ajusta el precio de la oferta de forma dinámica para ofrecer al usuario un presupuesto cerrado y garantizar que se cumple. En otras palabras: hemos conseguido hacer de Coinffeine un mercado determinista, pero ¿Cómo podemos conseguir lo mismo en un mercado totalmente distinto como el de las remesas?

Dado que existen diversos mercados, empresas que permiten la compra y venta de bitcoins en diversos países, es posible comprar bitcoins utilizando uno de estos servicios en un país para enviarlos al país de destino y utilizar de nuevo un servicio similar para cambiarlos a divisa local, haciendo efectivo un envío de dinero con conversión de divisa.

La ventaja de un sistema automático que realice este tipo de operaciones en ambos extremos es que es determinista, pudiendo ofrecer un precio cerrado.

Lejos de tratarse de una solución determinista real y usable para el envío de remesas, este uso experimental que se está haciendo de Bitcoin en nuestros días nos permite razonar sobre cómo utilizar esta tecnología en un servicio integral basado en Bitcoin que resuelva uno de los principales problemas de los envíos internacionales de dinero teniendo en mente el verdadero problema: el determinismo.

Del mismo modo que en sus inicios la telefonía, especialmente la móvil, carecía de un sistema determinista de costes en sus servicios debido a la diferencia de precios en las llamadas entre operadores o en las llamadas de media distancia, las remesas sufren hoy el mismo problema. Y al igual que el mercado de la telefonía móvil evolucionó hacia un sistema determinista de costes que permitió crear conceptos como las tarifas y servicios con sentido y  valor real para el cliente, es posible que Bitcoin sea la clave que permita el mismo tipo de revolución en el mercado de las remesas.

El determinismo de Bitcoin: por qué tiene sentido en el envío de remesas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s