Oráculos: el mundo real entra en Bitcoin

Oraculos
Foto: Mattys Flicks, CC BY 2.0, (Not changes made)

Bitcoin permite hacer magia con el dinero. Porque Bitcoin no es solo dinero en Internet que permite las transferencias peer-to-peer a nivel global de manera casi instantánea. Bitcoin es además dinero programable. Y Bitcoin permite además la transferencia de valor digitalmente. Ese valor puede ser un billete de diez euros, o un activo como un barco o una casa. La propiedad de cualquier forma de activo de valor puede anotarse en la blockchain de Bitcoin. Si a esto le unimos la facilidad de transferencia, podemos pensar en la siguiente evolución natural: Bitcoin permite realizar contratos inteligentes.

Un contrato inteligente es un acuerdo entre dos o más entidades -personas o máquinas-  que permite la creación de términos condicionales o cláusulas ( Si pasa esto, entonces esto) y permite que éstas se ejecuten de forma autónoma. Con el desarrollo de estas aplicaciones, la cadena de bloques de Bitcoin puede convertirse en un sistema de creación de contratos programables entre dos o más partes. Y existen ya varios proyectos y empresas del ecosistema que trabajan en esta dirección, entre ellos Coinffeine, que permite que dos personas puedan intercambiar euros por bitcoins gracias a los contratos inteligentes, u Oraclize, la empresa italiana que ofrece servicios basados en contratos inteligentes y que, siguiendo los pasos de Coinffeine, se constituyó usando bitcoins como capital social.

 

El mundo real en Bitcoin Scripting

El lenguaje en el que estos contratos se escriben no es español ni inglés, sino un lenguaje llamado Bitcoin Scripting que tiene algunas peculiaridades, como que no es posible crear cláusulas que hagan referencia a condiciones externas. Esta limitación de los contratos inteligentes es en parte subsanada por un mecanismo conocido como oráculo, a costa de confiar en un tercero, y es el encargado de posibilitar que un contrato inteligente incorpore cláusulas como “solo si el Real Madrid gana X partido” o “solo si la cotización del petróleo supera X valor en X índice”. Este mecanismo hace posible que el pago de una transacción se ejecute solo si una condición externa se cumple. Este instrumento que conocemos como Oráculo permite, por tanto, validar cláusulas que hacen referencia a información externa. Son la tercera parte digital que verifica y ejecuta determinados términos del contrato. Podríamos decir que es como un notario que tiene capacidad para juzgar y verificar si se cumplen ciertas condiciones del mundo exterior, pero no puede tocar el dinero.

 

Oráculos y transferencias Bitcoin reversibles

El término oráculo fue originalmente acuñado por Alan Turing y ha sido adaptado a Bitcoin por Mike Hearn. Los servidores de oráculos son compañías que proveen scripts de programación a través de los cuales podemos definir una lógica para que su servicio la valide, permitiendo así que gastemos el dinero como hemos convenido. Gracias a los oráculos podemos conseguir que una transacción se ejecute solamente si determinada condición externa se cumple y definir condiciones para los casos en los que no se cumpla. Es decir, además los oráculos podrían hacer que las transferencias Bitcoin sean reversibles. Es por todos conocido que las transacciones con la criptomoneda son irreversibles, pero si el dinero se compromete en un contrato inteligente en lugar de en una transacción corriente, podemos hacer realidad cualquier supuesto.

Para poner un ejemplo, imagina que compras unas gafas de sol por Internet y acuerdas con el comercio en el que las compras que no recibirá tu dinero hasta que se confirme que tú has recibido el paquete con las gafas de sol. Para ello, en lugar de enviarle el dinero directamente al vendedor lo comprometes en un contrato inteligente. Una vez hecho esto el vendedor puede estar seguro que vas a pagarle porque él mismo puede comprobar que el dinero está comprometido, se encuentra bloqueado en un contrato inteligente en espera de que la empresa de mensajería confirme que el paquete ha sido entregado  mediante la sección de consulta de entregas en su página web. Cuando la aplicación de la empresa de envíos confirma que tú has recibido el paquete, el vendedor puede pedirle al oráculo que lo verifique y firme la transacción. Automáticamente la transacción del pago que estaba bloqueada, queda liberada y minutos después el vendedor recibe el dinero que pagaste por tus gafas de sol.

Lo interesante de este mecanismo es que un tercero de confianza, el oráculo, ha podido autorizar el pago, pero no es necesario que disponga de los fondos en custodia: el oráculo no toca el dinero.

Cuando Bitcoin se combina con información del mundo real es cuando “comienzan a ponerse realmente interesantes las cosas”, afirmaba Gavin Andresen en un análisis de este tema. Habrá que ver cómo avanzan los proyectos de oráculos en el ecosistema, pero de momento, van en buena dirección. Y parece que no hay vuelta atrás.

¡Esto se pone interesante!

—-

  • Hace más de un año, en febrero 2014, hablaba de los oráculos y mucho más en la charla titulada “El Protocolo Bitcoin para desarrolladores”, en la T3chFest.
  • Oraclize (actualmente en Beta) ofrece servicios basados en contratos inteligentes y facilitará que se lleven a cabo transacciones Bitcoin en base a acontecimientos verificables de la vida real haciendo uso de servicios de terceros que ya actuaban como oráculos como WolframAlpha o Football API, para enlazarlos a las transferencias Bitcoin de los contratos.
Oráculos: el mundo real entra en Bitcoin

El determinismo de Bitcoin: por qué tiene sentido en el envío de remesas

Foto: Ken Teegardin, cc
Foto: Ken Teegardin, CCBY-SA2.0 (Not changes made)

Bitcoin es un bien digital que fue diseñado como una forma de dinero que tiene sentido en Internet. Es posible transferirlo de persona a persona de una forma fácil, con menos comisiones y sin intermediarios y es por esto que se está utilizando como medio de pago en Internet con una popularidad que va en aumento. Pero existen otros muchos mercados donde las propiedades de Bitcoin pueden ser la clave para una revolución en los servicios que conocemos. El envío de dinero de forma internacional y que comúnmente conocemos como remesas podría ser uno de estos mercados.

Uno de los principales problemas cuando se envía dinero de forma internacional en un proceso en el que existe cambio de divisa es conocer la cantidad de dinero efectiva que llegará al destino. Existen muy pocos servicios que ofrezcan un precio cerrado y esto se debe a que cuando se envía una cantidad de dinero en una divisa de origen, no se convierte a la divisa de destino al instante sino que esta operación se produce pasadas horas o en algunos casos días. Debido a este lapso de tiempo, la cotización entre las divisas de origen y destino cambia y es muy complicado ofrecer un precio cerrado.

En muchas ocasiones, los procesos de envío de dinero requieren que el destinatario se identifique antes de recibir el pago, y es en este momento cuando se realiza el cambio de divisa.

La incertidumbre ante un sistema no determinista de precio puede no ser muy grave si se trata de un particular, pero en el caso de las empresas estos desajustes son inaceptables. Las empresas prefieren reducir sus ingresos pagando por servicios que permitan añadir certidumbre a sus beneficios, y en gran parte este es el sentido de muchos productos financieros.

Coinffeine y su sistema de emparejamiento determinista

Con frecuencia los bienes digitales como el Bitcoin son elogiados como ejemplo de solución de envío internacional de dinero por razones que parecen obvias, pero que no son ciertas, como abaratamiento de costes o reducción de fricción al evitar identificar a las partes. Tras diseñar el sistema de emparejamiento de Coinffeine hemos desarrollado una visión distinta: lo verdaderamente interesante del envío de remesas con Bitcoin podría ser el determinismo, la posibilidad de conocer con exactitud el dinero que se envía y se recibe, a pesar de que el sistema pueda resultar más caro. Hace unos meses Coinffeine exploró este problema común de los mercados diseñando el sistema de descubrimiento de precios de la plataforma.

Imagina un mercado de bienes digitales como el de Bitcoin o de productos financieros, con la misma experiencia de uso que un mercado tradicional, pero en el que los usuarios compran y venden estos bienes digitales entre sí, sin intermediarios, utilizando una aplicación similar a BitTorrent que les permite intercambiar los bienes digitales automáticamente y realizar los pagos utilizando payment processors -empresas como PayPal-. Bienvenido a Coinffeine.

Si un usuario abre una orden de compra para 1 Bitcoin en un mercado así es posible que, a pesar de que exista liquidez suficiente, no exista ningún otro usuario posicionado para vender exactamente esa cantidad. Inmediatamente podemos pensar en una solución en la que el usuario se empareja con tantas contrapartes como sean necesarias para satisfacer la cantidad de bitcoins que quiere comprar o vender, pero la operación no es tan simple. En cada operación se pagan pequeñas comisiones en bitcoins por la emisión de transacciones a la red Bitcoin y en euros al payment processor por el pago realizado. Aunque en la mayoría de ocasiones se trata de cantidades inferiores al céntimo de euro, ambas dependen del número de contrapartes necesarias para satisfacer la orden.

Podemos darnos por satisfechos con esta solución, pero lo cierto es que este modelo tiene una propiedad inaceptable en un mercado, que también se da en el mercado de remesas: no es determinista.

Dado que es imposible conocer de antemano el número de contrapartes necesarias para satisfacer una orden y que cada emparejamiento lleva asociados unos pequeños costes, es imposible conocer de antemano cual será la cantidad exacta de euros o de bitcoins que se recibirán al ejecutar la operación sin conocer el número de contrapartes.

Al igual que en el mercado de remesas, nos encontramos en una situación en la que el cliente necesita obtener un presupuesto, pero no es posible ofrecer determinismo debido a que las condiciones dependen del estado del mercado.

Un algoritmo en Coinffeine garantiza un presupuesto cerrado

Coinffeine ha resuelto este problema mediante el diseño de un algoritmo que ajusta el precio de la oferta de forma dinámica para ofrecer al usuario un presupuesto cerrado y garantizar que se cumple. En otras palabras: hemos conseguido hacer de Coinffeine un mercado determinista, pero ¿Cómo podemos conseguir lo mismo en un mercado totalmente distinto como el de las remesas?

Dado que existen diversos mercados, empresas que permiten la compra y venta de bitcoins en diversos países, es posible comprar bitcoins utilizando uno de estos servicios en un país para enviarlos al país de destino y utilizar de nuevo un servicio similar para cambiarlos a divisa local, haciendo efectivo un envío de dinero con conversión de divisa.

La ventaja de un sistema automático que realice este tipo de operaciones en ambos extremos es que es determinista, pudiendo ofrecer un precio cerrado.

Lejos de tratarse de una solución determinista real y usable para el envío de remesas, este uso experimental que se está haciendo de Bitcoin en nuestros días nos permite razonar sobre cómo utilizar esta tecnología en un servicio integral basado en Bitcoin que resuelva uno de los principales problemas de los envíos internacionales de dinero teniendo en mente el verdadero problema: el determinismo.

Del mismo modo que en sus inicios la telefonía, especialmente la móvil, carecía de un sistema determinista de costes en sus servicios debido a la diferencia de precios en las llamadas entre operadores o en las llamadas de media distancia, las remesas sufren hoy el mismo problema. Y al igual que el mercado de la telefonía móvil evolucionó hacia un sistema determinista de costes que permitió crear conceptos como las tarifas y servicios con sentido y  valor real para el cliente, es posible que Bitcoin sea la clave que permita el mismo tipo de revolución en el mercado de las remesas.

El determinismo de Bitcoin: por qué tiene sentido en el envío de remesas

Coinffeine visita el Congreso para hablar sobre la regulación de Bitcoin en España

Congreso de los Diputados
Foto: Wikipedia, CC BY 3.0, (Not changes made)

España está demostrando ser uno de los lugares más atractivos para las compañías de Bitcoin. A diferencia de lo que ocurre en otros países, Bitcoin encaja en el marco jurídico español como bien digital, y la prueba de ello es que nuestra startup pudo crearse aportando únicamente bitcoins como capital social hace poco más de ocho meses, algo que hicimos conscientemente para, entre otras cosas, invitar a conversar a reguladores como Banco de España.

Sin embargo, y a pesar de que Bitcoin puede ser considerado a efectos legales un bien digital con carácter de objeto de Derecho Real, tal y como explica la firma legal Abanlex que asesora a Coinffeine, hay pequeños detalles que no están claros y algunos potenciales usos que preocupan a los reguladores.

Debido a estas preocupaciones, el partido político UPyD ha instado al gobierno en varias ocasiones a iniciar un proceso en el que se estudien estos detalles. El pasado lunes 16 de febrero, atendí la invitación que el partido político UPyD realizó a Coinffeine para asistir a una reunión en el Congreso de los Diputados de Madrid y aportar nuestra visión en calidad de expertos sobre el proceso de regulación.

Acudimos a esta reunión junto a otros expertos de la talla de Pablo Fernández Burgueño, experto en derecho tecnológico y cofundador del despacho Abanlex, firma que recientemente ha ganado el caso del “Derecho al Olvido” contra Google y que asesora a Coinffeine y Jorge Ordovás, director de la Cátedra de Innovación de Medios de Pago en el Foro de Economía Digital.

En la reunión, el diputado Carlos Martínez Gorriagán y los técnicos parlamentarios de UPyD coincidieron con Coinffeine en que el principal uso de Bitcoin actualmente es el de vector especulativo. A tales efectos ,y debido a que una de las formas más comunes de adquirir bitcoins es a través de exchanges de Bitcoin tradicionales que soportan depósitos en criptomonedas, los miembros de UPyD mostraron su preocupación por las pocas garantías que existen para los usuarios que realizan depósitos de esta naturaleza. Este es un escenario muy distinto al de los depósitos de dinero FÍAT en el que existe una licencia que aporta garantías y exige contrapartidas.

Desde Coinffeine se explicó que afortunadamente Bitcoin encaja en la regulación española como bien digital sin ser necesaria una regulación específica y que las dos cuestiones a las que la normativa no da respuesta clara son la aplicación de impuestos con los que debe gravarse el Bitcoin y la obligatoriedad de identificar al cliente en empresas que soportan depósitos en criptomonedas.

La regulación actual para bienes digitales solo aporta incertidumbre en estos dos puntos, que pueden ser resueltos con simples preguntas a la Agencia Tributaria y al SEPBLAC -organismo para la prevención del blanqueo de capitales-. En cambio, una regulación a medida sobre todos los aspectos de Bitcoin añadiría fricción legal a toda la industria, elevaría el nivel de complejidad y requisitos para la creación de nuevas startups y nos arriesgaría a tener inconsistencias legales con otros países.

También mostramos la preocupación sobre los retrasos y las respuestas que no aportan contenido, como algunas de las respuestas obtenidas por Coinffeine del SEPBLAC, o la posibilidad de que se responda de manera poco consistente, como la respuesta de la Agencia Tributaria a la pregunta que formuló Abanlex el pasado Septiembre de 2014.
Estos problemas al intentar obtener respuestas de las administraciones han hecho que muchas empresas españolas se planteen constituirse en Reino Unido.

Reino Unido ha sabido identificar los problemas de inconsistencia entre administraciones además de la necesidad de agilizar las respuestas a la industria fintech y por eso el pasado Octubre de 2014 el ministro de finanzas de Reino Unido anunciaba la creación de la Oficina para la Innovación de las Finanzas.

UPyD ha mostrado mucho interés por la experiencia y las decisiones tomadas en Reino Unido para acometer el mismo problema al que España se enfrenta en este momento, con la intención de colaborar en replicar estos casos de éxito en España en la medida de lo posible.

Aunque Bitcoin es un bien digital en España, lo cierto es que según la normativa actual está gravado con IVA, y esto hace que las empresas que deseen vender bitcoins en España tales como exchanges o cajeros de Bitcoin deban venderlos al menos un 21% más caros que sus homólogos americanos. Esto es una locura que hace inviable este tipo de negocios en España.

Coinffeine es la única solución legal que permite comprar bitcoins sin pagar el 21% de IVA al que obliga la regulación actual. Todo se debe a la magia de los contratos entre particulares.

Coinffeine visita el Congreso para hablar sobre la regulación de Bitcoin en España

Contratos entre particulares

Contratos entre particulares
Foto: Brian Neudorff, CC BY 2.0 (Not changes made)

Un sistema descentralizado es aquel en el que se transfiere el control o las partes esenciales del sistema hacia los núcleos periféricos, haciendo que no exista un único punto de fallo del que todo el sistema dependa para operar.

Este concepto no es nuevo y ya en 2002 el paper de Petar Maymounkov y David Mazières, que daría origen al protocolo de intercambio de ficheros P2P Kademlia, explicaba qué problemas técnicos resuelve y por qué tiene sentido en Internet. Sin embargo, no fue hasta 2009 cuando se comenzaron a explorar los mecanismos de consenso y los incentivos aplicados a los sistemas descentralizados para reemplazar a las autoridades de confianza, dando como resultado, entre otras, la tecnología que hoy conocemos como Blockchain.

La descentralización es un concepto que se ha puesto de moda y que resuelve muchos problemas técnicos, pero pocos aún entienden los problemas de negocio que resuelve. Algunas de las startups del ecosistema Bitcoin han creado una tecnología admirable pero que no resuelve un problema por el que alguien esté dispuesto a pagar y otras se orientan a un mercado demasiado pequeño en el que es difícil crear modelos de negocio sólidos, más aún si se basan en volumen. Consciente de ello, Coinffeine, con su tecnología y su modelo de negocio, ha optado por una vía diferente.

Coinffeine ha creado un protocolo que permite intercambiar bitcoins y divisas entre personas de forma segura utilizando payment processors para gestionar los pagos. En un futuro  pretende hacer posible también el intercambio entre otros activos digitales: los productos financieros de siguiente generación. Entendemos que es la forma más natural de intercambiar activos digitales por dinero, algo que comparten reguladores y expertos con los que hemos estado en contacto, ya que, en lugar de crear un nuevo escenario que necesita ser regulado, se reutiliza la infraestructura ya existente, creando sinergias con actores financieros en el camino.

Uno de los beneficios de utilizar Coinffeine es que los activos que se intercambian están siempre en tu poder. No tienes que cedernos su custodia en ningún momento del proceso, lo que implica que nunca tendrás que alarmarte si lees en la prensa que una casa de cambio ha sufrido un robo. Sencillamente porque haciendo el intercambio con Coinffeine, nunca correrás ese riesgo.

Otro gran beneficio de nuestra tecnología es que no es necesario proveer información personal. Coinffeine es simplemente una herramienta, como BitTorrent, que descargas, instalas y utilizas. Todo queda entre tú y tu contraparte. En este sentido, es importante resaltar que el payment processor que utilices no puede relacionar los pagos entre usuarios con una operación que se ha realizado fuera de la plataforma.

Por último, el modelo P2P permite reducir los costes operativos de la compañía, ya que al no soportar depósitos, no es presumiblemente considerado un MSB.

Coinffeine, por tanto, logra aunar la resolución de varios problemas de negocio a través de su protocolo. Problemas que han sido resueltos de forma colateral, ya que, lo que realmente ofrece el protocolo Coinffeine es convertir servicios ofrecidos tradicionalmente por un prestador de servicios en contratos entre particulares.

En siguientes artículos explicaré las ventajas fiscales, operativas y de reducción de costes de los contratos entre particulares y los problemas que Coinffeine logra resolver en la banca tradicional.

Contratos entre particulares